Posteado por: pmcreaper | junio 2, 2012

Fernspäher

Fernspäher (Alemania)

Los Fernspähtruppe son una rama del BW que forma parte de las Fuerzas Especiales. Su misión es adentrarse en territorio hostil, en profundidad, evitando entrar en combate.

Las Fuerzas Especiales están especialmente entrenadas, organizadas y equipadas para realizar aquellas tareas que las fuerzas convencionales no pueden asumir. Estas tareas incluyen el reconocimiento y la vigilancia; rescate de civiles, prisioneros, heridos y protección de personal VIP.

Los Fernspäher son las fuerzas de reconocimiento del ejército. Entre sus funciones se encuentra la de adentrarse en profundidad en territorio enemigo evitando entrar en combate. A día de hoy es la unidad más pequeña y exclusiva del ejército. En sus inicios se establecieron tres Fernspähkompanien (FSK), dependientes del mando de Operaciones Especiales: las FSK 100, 200 y 300, una por cuerpo. Hoy día solo se mantiene la Fernspählehrkompanie 200, con sede en la Escuela Internacional de Reconocimiento de Pfullendorf.

Las otras dos compañías fueron disueltas y sus oficiales fueron trasladados al centro neurálgico del Mando de Operaciones Especiales, que incluye una compañía Fernspähkompanie en su seno. Este detalle remarca la importancia actual del papel de los exploradores como ”ojos del ejército”.

Las Fernspähkompanien:
Cada FSK es una unidad independiente, autosuficiente y cuenta con su propia administración, gestión y su propio sistema de suministros. El mando cuenta con un parque de vehículos, mecánicos y conductores para el transporte de la compañía.
El núcleo de la compañía lo forman las Telecomunicaciones y los dos Fernspähzüge. Las unidades de alerta temprana son el nexo de unión entre las tropas sobre el terreno y los centros de mando, las cuales además tienen capacidad para interceptar las comunicaciones de radio enemigas. Naturalmente, tanto los equipos como sus ajustes son un secreto bien guardado. Excepto el personal de administración, conductores y mecánicos, el resto es tropa profesional o tropa del servicio militar voluntario.

La formación y rotaciones normales del ejército no son suficientes para formar a un Fernspäher. Solo se aceptan voluntarios que hayan servido en las fuerzas armadas durante cuatro años. La formación de los Fernspäher requiere de un gran nivel de perseverancia y de resistencia física y psicológica. Solo con buen entrenamiento físico se pasan los exámenes de acceso, y según el criterio del propio Comandante del FSK300, será muy difícil pasar las pruebas si no se ha tenido un buen nivel físico incluso antes de entrar en el ejército. La instrucción básica dura unos 18 meses y comienza con el curso inicial en la Escuela de Reconocimiento de Pfullendorf, de carácter internacional y que sirve de zona de maniobras para unidades similares de otros países de la OTAN.

Se dedica poco tiempo a hacer orden cerrado u otras formalidades y los ejercicios de tiro se realizan con MG y bazooka. También se efectúan ejercicios de navegación y actividades deportivas como carreras campo a través. Los cursos de esquí y escalada se dejan para más adelante.
Camuflarse y saber moverse por el terreno son partes fundamentales en la formación de un Fernspäher. También aprenden a borrar sus huellas y rastros.
La ”invisibilidad” de los Fernspäher tiene prioridad en cuanto a que así no se pone en peligro su misión de observación.
En cuanto a prácticas de tiro, los Fernspäher tienen, al igual que otros grupos de las fuerzas armadas, una gran reputación en el uso de todas las armas que pueden usar.

También se estudia el uso de minas, trampas y barreras para que puedan reconocerlas en sus infiltraciones y usarlas dado el caso.
El entrenamiento continúa con prácticas de alarma temprana en una FSK. Durante estos meses, al futuro Fernspäher se le envía a la escuela aérea de Old City, donde se le impartirá la primera parte del curso de salto automático en paracaídas. Se alternaran clases sobre tipos de vehículos, distintivos y características de los ejércitos aliados con prácticas sobre el terreno donde se hará énfasis sobre la capacidad física y la resistencia. Como actividad de relajación se programan dos saltos al mes. Al final del primer año comienzan con el curso de oficiales al que le sigue la instrucción en el manejo de vehículos, que abarca todo el espectro de los mismos, desde motocicletas hasta vehículos de cadenas.

El segundo año se practican ya saltos libres en paracaídas.
Lo ultimo en técnicas de infiltración son los saltos tipo HALO, que aunque tienen mas complejidad técnica y su uso es mas limitado, es un premio por los esfuerzos realizados en el campo.
El curso de combate individual es obligatorio para todos los oficiales de cada FSK, aunque se ha reducido de las ocho semanas originales a cuatro, un poco limitado para las necesidades reales del reconocimiento de larga distancia de los Fernspäher. Aun así, como parte de su entrenamiento, se les enseña a hacer refugios individuales. Estos ejercicios semanales en los que los Fernspäher son abandonados individualmente, no son meramente contemplativos.

Han de aplicar sus conocimientos para sobrevivir con lo que tienen alrededor, cubrir ciertas distancias y evitar ser descubiertos mientras realizan ejercicios tácticos.
Tras dos años el Fernspäher es capaz de desempeñar su misión adecuadamente dentro de una FSK. Los oficiales deben obtener la cualificación en otro curso en el cuarto año de servicio.

El elemento táctico de una FSK es el pelotón de cuatro hombres liderados por un sargento u oficial. Cada grupo actúa de manera independiente de los otros grupos, incluso si operan en la misma zona.

La experiencia les ha enseñado, como pudieron confirmar en las Falkland y en la Guerra del Golfo, que una unidad pequeña es mas difícil de descubrir que una grande. Cuatro hombres, dos binomios, son también, desde el punto de vista psicológico, la base ideal donde encontrar apoyo y equilibrio mutuo en situaciones de estrés. El British Special Air Service siempre ha tenido claro este punto en sus misiones, denominando ”brik (ladrillo)” a cada patrulla de cuatro hombres. Este concepto del cuarteto fue exportado por el SAS a todos los grupos de infantería.
Cada grupo asume su misión y se infiltra en territorio enemigo sin datos de otros comandos. Hoy día no hay limite a las misiones que puede realizar un comando tras las líneas enemigas, aunque análisis realistas en el territorio europeo establecen una distancia efectiva de infiltración de entre 75 y 150 kms, dependiendo de los requerimientos tácticos.

Ciertamente, se puede dar la situación de que tropas enemigas superen a los comandos Fernspäher y aparezcan a su espalda, pero seria casi mágico que aparecieran precisamente justo detrás del escondrijo que usan como refugio. Deben localizar su objetivo, informar sobre el mismo y, si es necesario, seguirlo.

Una vez alcanzado el objetivo, comienza el trabajo de verdad. Desde el puesto de observación camuflado, que no suele ser más que un agujero del terreno, observan e informan de los movimientos del enemigo. Suelen pasar días metidos en sus refugios tipo madrigueras de zorro, alimentándose de raciones de combate, haciendo sus necesidades como pueden y estirando un poco las piernas durante la noche.

Los siguientes puntos de interés suelen ser objetivos de observación:

-Posición o transporte de armas o sistemas de armas nucleares, biológicos o químicos.
-Concentraciones artilleras que indican posibles ofensivas.
-Centros de mando, rutas logísticas y concentraciones de tropas.
-Dirección y composición de los movimientos enemigos.
Los Fernspäher también pueden ser utilizados para acciones de sabotaje tras las líneas enemigas, aunque su objetivo prioritario es no ser descubierto mientras observan los movimientos del enemigo.
Parte de la formación de todo Fernspäher consiste en saber regresar a las líneas propias. Esta fase lleva tanto tiempo entrenarla como el empleado en las propias habilidades de observación.

Los hombres de las FSK suponen una enorme inversión para el ejército: una radio, unos binoculares infrarrojos se pueden reemplazar comprando otros, pero se necesitan años hasta que un Fernspäher desarrolla por completo sus habilidades como observador en diferentes entornos.
El camuflaje, movimientos imperceptibles y oscuridad son la mejor protección para los grupos de reconocimiento, cuya disciplina esta expuesta a muchas dificultades. Los momentos de mayor riesgo son la aproximación y abandono del puesto de observación, donde las nieblas y el mal tiempo son los mejores aliados, porque incluso en la oscuridad los visores infrarrojos, radares terrestres y sensores de barrera pueden resultar fatales.
” Fernspäwetter”, palabra que resume la lluvia, la nieve, el frío, la humedad, noches sin luna de plantón, sacos de dormir bajo los árboles… Hay que evitar el contacto con el enemigo. Se perderían muchas horas de trabajo.

No ser visto es el primer objetivo. Todo parecido con películas de Rambo o bucólicas imágenes de patrullas de reconocimiento están fuera de lugar.
De regreso todo vale. Algunas patrullas han pasado horas y horas dejando rastros falsos en la nieve para poder cambiar de rumbo.
Las brigadas paracaidistas son unas buenas compañeras de entrenamiento para las FSK, puesto que tienen sus propias tácticas de reconocimiento y sus compañías de tiradores pueden operar en combate como fuerzas de reacción rápida.
Otro buen oponente para entrenar es el GSG9, especializado en abatir pequeños grupos armados. También se utilizan unidades de policía que emplean perros de búsqueda, lo cual le da un incentivo especial al entrenamiento. Estos tipos de entrenamiento suelen durar una semana y pueden cubrir una distancia de más de 150kms, además de tener que cruzar varios ríos.

Las FSK alemanas no están orientadas al combate, sino que son ”los ojos del ejército” y su misión es la de observar. Son demasiado valiosas como para emplearlas en misiones suicidas tipo películas de Hollywood. Aunque saben manejar todo tipo de armas, las usan solo en defensa propia.
Otros países de la OTAN tienen unidades similares como las Unidades De Reconocimiento de los U.S. Naval Corps, las LRRP de las U. S. Special Forces, el SAS Britanico o el Segundo Regimiento Paracaidista de la Legión Extranjera (C.R.A.P. 2. REP.). Miembros de estas unidades realizan intercambios y entrenamientos comunes en la escuela internacional de Pfullendorf. Los Fernspäher se han labrado una gran reputación entre sus homólogos de la OTAN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: